Consejos y Utilidades

Alergia a los pendientes

Por qué tengo alergia a los pendientes. Joyas Siliva.

Alergia a los pendientes

Te compras unos pendientes que te encantan, te los pones en las orejas y te quedan genial, pero al cabo de un rato empiezas a notar un ligero picor, cada vez es más fuerte, la oreja se pone roja, parece que hincha y te arde, e incluso empieza a humedecerse con pequeñas vesículas con líquido, y hasta costras.

Y claro, te los quitas rápido y ¡¡sientes un alivio tremendo!!

Y lo primero que piensas es que tienes alergia a los pendientes, pues lo más seguro es que sí tengas una alergia a algún material de la aleación de esos pendientes en particular. Te parecerá raro porque nunca te había pasado, pero es porque los alérgenos de contacto producen reacción al contactar sobre la piel durante un tiempo prolongado, y es casi seguro que hayan sido otros pendientes los que te hayan provocado esa alergia, aunque se manifieste ahora.

Este tipo de reacción es mucho más frecuente de lo que se cree, y aunque no es nada grave, es muy molesta, te obliga a estar varios días sin pendientes y te impide ponerte muchas veces esos pendientes que tanto te gustan.

Se llama eccema alérgico de contacto, y está producido por un metal con alto poder de penetración en la piel, sobre todo se trata del níquel, pero también puede ser el cromo, y el cobalto, entre otros.

También hay que tener en cuenta que esta alergia a los pendientes es mucho más común en verano debido al sudor y la humedad, y claro, lo peor es que esta alergia no se cura, así que a partir de ahora vas a tener que evitar pendientes que contengan el metal que la produce.

El problema viene cuando te compras unos pendientes de plata, y al cabo de un rato de llevarlos puestos, las orejas empiezan a arder! y tú te preguntas si te da alergia la plata, pues va a ser que no, que casi seguro que aunque los pendientes sean de plata, ésta está aleada con otros metales, entre ellos el níquel; ¡ahí está el problema! Lo que te da alergia no es la plata, es el resto de los metales de la aleación.

Lo más seguro es que ni el oro, ni la plata, ni el acero inoxidable ni el titanio te van a producir alergias, pero el níquel suele ser la mayor parte de las veces el gran problema.

Y aunque hablamos de alergia a los pendientes, esto puede pasar igualmente con pulseras, anillos, colgantes…

Para la joyería fabricada en la Unión Europea, hasta el año 2015 se permitían hasta 0.5 microgramos por centímetro cuadrado en brazaletes, collares, anillos o relojes, pero a partir de ese momento el máximo permitido es de 0,28 microgramos.

En el caso de los pendientes o piercings, la permisividad de la UE cae desde los 2 microgramos hasta los 0.11 microgramos.

El problema es que cuando tus joyas son fabricadas en otros lugares, probablemente estos porcentajes no se respeten.

En Joyas Siliva te hacemos algunas recomendaciones si tienes este este problema de alergia a los pendientes tan incómodo:

  • Cuando compres tus joyas de plata, asegúrate de que no llevan níquel en su composición; no te cortes, pregunta si son hechas por una joyería española o europea, o si son joyas artesanales, seguro que no lo van a tener.
  • Si vas a hacer deporte o a sudar, mejor no te pongas los pendientes.
  • Un pequeño remedio una vez que sabes que unos pendientes que te gustan mucho contienen níquel es usar un esmalte de uñas o un barniz, ambos transparentes y cubrir toda la parte del metal que está en contacto con la oreja, para evitar el contacto del metal con la piel.
  • Usa un detector de níquel en los metales, son productos que detectan de forma rápida este metal en tus joyas.
  • Utiliza plata de ley, que es una aleación compuesta por un 92,5 % del peso en plata pura y un restante 7,5 % del peso en otro metal, generalmente cobre.
  • En último caso, utiliza pendientes hipoalergénicos o de acero quirúrgico.
  • Evita la bisutería que contenga metales siempre que estos entren en contacto con tu piel, salvo que sepas seguro su composición.

 

Si te pasa esto, lávate bien la oreja con un jabón neutro y si es demasiado incómodo, habla con tu médico y que te recomiende una crema para aliviar el malestar.

Te animamos a seguirnos en facebook e Instagram para estar al día de nuestros productos y consejos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *